Blog

Bakasana: El equilibrio sobre los brazos

Por junio 23, 2020 No Comments

Para los practicantes de yoga moderno, esta postura no solo representa la fuerza, la habilidad y el control, sino que simboliza todo el concepto de equilibrios sobre los brazos. Practicar Bakasana aumenta la confianza en uno mismo y prepara el cuerpo para todos los equilibrios sobre los brazos como Parsva Bakasana, Eka pada Bakasana, etc.

Parte del encanto de Bakasana es que es desafiante pero accesible para todos los niveles. No requiere mucha apertura de caderas como muchos otros equilibrios de brazos. 

Hoy vamos a ver en detalle esta postura, la preparación y la ejecución.

Calentar y preparar

Bakasana es una combinación de Chaturanga y Plancha en la parte superior del cuerpo y una sentadilla profunda en la parte inferior del cuerpo. 

Bakasana también requiere un trabajo sustancial de los aductores y abdominales internos. Esto significa que debes prepararte para la postura calentando estas partes y los músculos involucrados. Una forma rápida y sencilla de hacer esto es:

Practicar algunas vueltas de saludos al sol. 

Estiramientos de muñecas en 4 puntos de apoyo

Posturas para fortalecer los abdominales y tren superior como Plancha Alta y Baja, Planchas laterales sobre manos y antebrazos.

Para el flexor de la cadera y abdominales Navasana y Ardha Navasana

Para los aductores puedes trabajar con Garudasana y Utkatasana.

Posturas de flexión profunda en las caderas como Malasana y Ananda Balasana

Estos son unos ejemplos de posturas que puedes usar, pero hay muchas más.

Técnica para la ejecución de la postura:

  1. Empieza en cuclillas y las rodillas separadas más que los hombros.
  2. Inclina la parte superior del cuerpo hacia adelante entre las rodillas. Lleva los brazos hacia adelante y coloque las puntas de los dedos en el suelo frente a los hombros. Verifica para asegurarte de que tus brazos estén llegando entre tus rodillas, no en el exterior de tus rodillas.
  3. Dobla los codos ligeramente y presione la parte posterior de los brazos y las espinillas una contra la otra.
  4. Levanta ligeramente las caderas, inclinándote hacia adelante y coloca tus manos en el suelo delante de los hombros. Activa las piernas y los abdominales llevando tu ombligo hacia tu columna vertebral.
  5. Aquí está el consejo más importante, en lugar de tratar de “subir” a Bakasana, inclina tu peso hacia adelante hasta que tus pies se levanten naturalmente del suelo. Puede parecer contradictorio, pero no estás “levantando” la postura, te estás inclinando hacia adelante hasta que el peso esté sobre tus manos en lugar de tus pies.
  6. Una vez que te hayas inclinado hacia adelante y hayas encontrado tu punto de equilibrio, perfecciona la postura ejecutando las acciones de los aductores y abdominales.
    Mantén tu mirada al frente, no te miras al suelo o hacia abajo.
  7. Después de algunas respiraciones baja lentamente los pies al suelo o si prefieres una salida más desafiante, mueve tu peso y tu pecho hacia adelante y salta a Chaturanga.
Priya Sugandh

Priya Sugandh

Tras licenciarme en psicología y filosofía continué con el estudio de sánscrito y fui practicando diferentes estilos de yoga hasta especializarme en Ashtanga y Hatha Vinyasa. Actualmente, con sede en Barcelona, imparto workshops, retiros y formación para profesores alrededor del mundo. Mientras, continúo formándome en yoga en mi India natal.

X